Menu
Marca Personal

10 recomendaciones que mejorarán tu credibilidad profesional

Todos los que nos dedicamos a una profesión independiente, sabemos de sobra que ganarse la credibilidad del mercado, y, a la larga, tener una sólida reputación profesional, son dos de los objetivos que nos llevan más rápido a construir un negocio exitoso.

Sin embargo, no son pocas las veces que me encuentro con profesionales muy talentosos, con una buena oferta de servicios, pero que no consiguen destacar en el mercado, cerrar negociaciones o tan solo ser llamados para una cita.

Podríamos hablar mucho al respecto, pero a lo que quiero referirme hoy puntualmente es a aquellos aspectos que muchas veces pasan desapercibidos, a los cuales no les prestamos la suficiente atención y que sencillamente impactan nuestra MARCA PERSONAL y por ende la percepción de nuestro valor profesional ante potenciales clientes.

El asunto es sencillo: “En ventas, TODO CUENTA, en ventas NADA ES NEUTRO”.  Siendo así, quiero compartir contigo hoy 10 recomendaciones para elevar la percepción de tu marca personal, que en pocas palabras se traduce en: aumentar la preferencia de clientes potenciales hacia ti  y favorecer el deseo de hacer negocios contigo:

(ADVERTENCIA: Algunas pueden parecerte muy obvias, sin embargo la experiencia trabajando con independientes me muestra cada vez más, que, a menudo son ignoradas y muy poco ponderadas).

1.Tu presentación personal: Más allá de lo obvio que pueda parecer una adecuada presentación personal, la pregunta que te quiero hacer es: ¿tu presentación personal es acorde con el tipo de clientes que quieres atraer?.  En su libro “El Arte de Cautivar”, Guy Kawasaki nos enseña que la imagen personal es uno de los cinco factores que inciden significativamente en el primer impacto que generamos en otros, nuestro cerebro “escanea” a una velocidad increíble y mucho antes de que podamos siquiera racionalizarlo, hemos tomado ya una decisión acerca de si la otra persona “nos gusta o no”.  Y recuerda, para que la gente haga negocios contigo debe encontrarte agradable y confiable.

Pero vamos un poco más (acá quizás me meta un poco en tu intimidad): al mirarte al espejo, ¿te gustas?,  lo que ves en el espejo: ¿se siente bien?,  ¿es coherente con tu promesa de valor?, ¿hace  honor a la calidad de tus servicios?, ¿genera confianza en el otro?; la marca personal se proyecta de adentro hacia afuera, así que tan importante como tener un buen portafolio de productos, es que tu te sientas muy a gusto metido en tu piel y que tu presencia irradie la satisfacción y seguridad de sentirte bien contigo mismo.

2.Tus presentaciones de negocios: Voy a referirme puntualmente a la forma, mas que al contenido.  No es recomendable usar plantillas de power point sobrecargadas y menos aún obsoletas, si vas a usar una plantilla, que sea profesional y lo más limpia posible;  usa en esto los principios Zen: Sencillez, Simplicidad y Armonía.  Usa letras modernas que reflejen tu estilo; si vas a usar fotografías, por favor que sean de buena calidad y que no tengan marcas de agua (una marca de agua indica que la foto es de propiedad de alguien, por lo tanto debes pagar por ella). No satures de texto las presentaciones y por favor, que tu presentación refleje tu profesionalismo, es probable que tengas que enviarla antes de que tengas una cita con el potencial cliente, así que más vale que la presentación hable por ti y consiga captar la atención (por las razones adecuadas).

Dato final: las imágenes clipart (tipo dibujito animado) están mandadas a recoger, remplázalas por buenas fotografías.

3.Tus tarjetas de presentación.   Aunque en algunas ocasiones no son usadas y son reemplazadas por el intercambio de contactos vía WhatsApp, más vale tener siempre suficientes tarjetas en tu cartera o portafolio. Por favor, invierte un poco en diseño, calidad e impresión. Te puedo asegurar que nada deteriora más una imagen personal que una tarjeta hecha en casa o en la papelería de la esquina y recortada por ti mismo.

4.Tu página web. Tener una página web hoy en día casi que no es una opción, ¡es indispensable!. Mi recomendación es que no uses plantillas gratuitas, usa preferiblemente plantillas profesionales pagadas e invierte en un diseño que refleje ampliamente la altura de tus servicios. También recuerda que estamos en la era 2.0, así que tu página debe permitir a quien la visita interactuar contigo, llevar al visitante a tomar alguna acción específica como contactarte, descargar un recurso gratuito o recomendarla a un amigo.  Tampoco debes olvidar que se estima que un 86% de las personas accedemos a internet a través de nuestros smartphones, así que tu página debe ser “responsive”, esto quiere decir que debe permitir la correcta visualización en distintos dispositivos móviles.

5.Tu correo electrónico. Si aún no has adquirido un dominio web, es tiempo de hacerlo, no es nada costoso y por el contrario es una inversión que vale la pena en pro de tu marca personal. El envío de propuestas de negocios e interacciones con clientes es mucho más profesional cuando se hace desde una cuenta de correo profesional o corporativa. Las cuentas personales como malayo_7827@xmail.com, no solo te muestran como un amateur, sino que también se prestan para errores en su digitación, además de ser de muy difícil recordación.

6.Tu presencia digital. Los medios digitales no solo son un gran escenario de visibilidad, sino que también hablan por nosotros y contribuyen significativamente a nuestro posicionamiento profesional.  En este aspecto es tan importante la forma (como por ejemplo tu foto de perfil), como el contenido de tus publicaciones, el cual debe orientarse a buscar tu posicionamiento como experto en tu campo elegido. La regla general que suelo usar es preguntarme: esta publicación que voy a subir, ¿contribuye a mejorar mi marca personal o por el contrario la afecta negativamente?.  Debes saber que en la era actual, es altamente probable que antes de hacer negocios contigo o aceptar una cita para escucharte, tus potenciales clientes han preguntado por ti o te han “googleado”. No aparecer en los medios digitales es desaprovechar una gran oportunidad de visibilizar tu contribución y amplificar tu mensaje al mundo.

7.El mayor uso que le das a tus redes sociales.  La tendencia en la era actual es el marketing de contenidos, el cual consiste en la publicación sistemática de contenidos de interés para una audiencia objetivo, con el propósito de captar su atención, posicionarte como experto y conseguir que se interesen auténticamente en lo que tu tienes para ofrecer. Usar las redes sociales únicamente para vender tus servicios, sin antes haber creado una relación y un interés genuino, solo consigue  que te conviertas en el pesado de los contactos de tus amigos y que a la larga te ignoren.

8.Envío de correos masivos (SPAM). Que en tu afán de conseguir clientes no se te ocurra tomar indiscriminadamente bases de datos para enviarles de forma. masiva  tu portafolio de productos. El cliente de hoy no quiere recibir información que no ha solicitado, no está necesitando y menos aún de un desconocido. Adicionalmente, las leyes de protección al consumidor son estrictas en cuanto al manejo de información personal y los servidores de correo identifican largas listas de correos como SPAM (mensajes no deseados), so pena de ser bloqueados directamente por uso indiscriminado de la información.

9.Los entornos a los que perteneces. Aquí cabe el dicho “dime con quien andas y te diré quién eres”. Elegir con quién pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, es quizás una de las decisiones más importantes que podemos hacer, no sólo por la forma como esto incide en nuestra energía, nuestro estado emocional y nuestras mismas aspiraciones profesionales; sino también por cómo somos percibidos y valorados.

10.Tu autenticidad y tu presencia.  En su libro “EL PODER DE LA PRESENCIA”, Amy Cuddy define esta como “un estado de consciencia de nuestros verdaderos pensamientos, sentimientos, valores y potencial, y ser capaces de expresarlos sintiéndonos a gusto“, y luego le añade tres componentes: pasión, confianza y un agradable entusiasmo; todos elementos de una marca personal potente y atrayente.

Finalmente quiero cerrar esta entrada con una frase que a menudo le repito a mis clientes “Vender es comunicar y comunicar es vender”, todas, absolutamente todas tus interacciones con tu entorno y con tus potenciales clientes, están creando una huella emocional que conduce a tu reputación y en ventas, la reputación equivale a Recompra y Recomendación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *