Menu
Da Pasos Firmes Hacia La Independencia Profesional

Da pasos firmes hacia la independencia profesional

Después de un buen tiempo de estar trabajando con personas que se han independizado y a partir de mi propia experiencia construyendo un emprendimiento sostenible, he llegado a la conclusión de que buena parte de la dificultad que encontramos en el camino, se halla en la excesiva importancia que le damos a la idea de negocio, sin antes profundizar en aspectos que, aunque son “no visibles” constituyen el 90% del éxito en cualquier iniciativa empresarial.

Estas son las recomendaciones que como coach y mentora quisiera hacerte, antes de aventurarte a construir tu plan para independizarse o seguir buscando desesperadamente una idea de negocio:

Identifica tus valores esenciales de vida. Son la estructura central de cualquier emprendimiento personal. Te proporcionan información valiosa acerca de en qué crees, cuál es tu filosofía personal de vida, qué no negocias bajo ninguna circunstancia y son el mejor filtro que conozco para tomar decisiones difíciles, como por ejemplo, si la independencia es o no para ti, con quién harías negocios y con quién no, qué precio estás dispuesto a pagar para sacar adelante tu emprendimiento y qué definitivamente no es aceptable porque detonaría tu insatisfacción o consumiría tu energía.

Diseña un estilo de vida ideal antes que una idea de negocio. Pensar desesperadamente en qué tipo de negocio te dará dinero, antes que en el tipo de vida que quieres vivir, podrá hacer que tomes decisiones precipitadas o alejadas de lo que verdaderamente te apasiona. 

Desde mi perspectiva, una de las mejores oportunidades que tiene la independencia es la de elegir qué es aquello que puedes pasarte la vida haciendo y que deja de sentirse como un trabajo porque se funde completamente con tu estilo de vida. Te puedo asegurar que incluso vender deja de ser un problema porque no tienes que estar convenciendo a nadie, por dónde vas irradias tu mensaje y es inevitable que la gente se interese en lo que tú tienes para ofrecer.

Ahora sí, ¡la idea de negocio!, y acá viene un cambio de paradigma importante que a mi personalmente me cambió la vida. El enfoque tradicional nos dice que los negocios se montan para ganar dinero, y ¡por supuesto! estarás diciendo tú, sin embargo, si diseñas tu iniciativa pensando en cómo ganas tú y no en cómo ganan los clientes que te contratarán, estás partiendo del punto equivocado y es probable que la cuesta se haga más difícil.

Los negocios se crean para ayudar a las personas a mejorar su vida, a elevar sus niveles de consciencia y bienestar (mental, espiritual, físico o material).  Como lo expresa Raimon Samsó, uno de mis autores favoritos, en su libro “Dinero Feliz”: “Dónde pones tu intención en los negocios, así será la cosecha…ayúdale a la gente a conseguir lo que quiere y en consecuencia el universo te retribuirá”.

Si estamos de acuerdo en lo anterior, el paso siguiente será hacerse una buena pregunta, quizás algo como: ¿Para quién o quiénes me apasionaría trabajar cada día? ó ¿Para quién es útil mi talento, mis habilidades, mi experiencia y mis conocimientos?.  

En los negocios, como en la vida, la acción interna precede a la acción externa. Esto quiere decir que, si tu decisión definitivamente es independizarte, tendrás que trabajar en un nuevo nivel de consciencia, es decir, en la mentalidad y la emocionalidad que acompañan la creación de proyectos de emprendimiento, que créeme es bien diferente a la que proporciona la vida como empleado de una empresa.

Recuerda que el mayor regalo de la independencia no es tu negocio en sí, sino la persona en quien has de convertirte para ser capaz de crear un emprendimiento próspero. Una vez domines el juego interior, tendrás la fortaleza para superar cualquier adversidad, la energía necesaria para crear y ejecutar un plan de acción determinado y serás capaz de crear una y otra vez nuevas ideas de negocio.

Toma acción: esta semana haz una pausa en la obsesiva tarea de encontrar la idea perfecta o de diseñar productos. Para, respira y encuentra un lugar para pensar y sentir acerca de lo que acabo de contarte.

Escribe, recuerda que las cosas se crean tres veces:

  1. En la mente, cuando se imaginan.
  2. En el papel, al escribirlas.
  3. En la realidad, cuando tomas acción.

 

“No pases demasiado tiempo donde no esté tu corazón”.

 

This Post Has 3 Comments

  1. Revisando este articulo en mi caso, creo que el miedo no me deja tomar decisiones… miedo por las responsabilidades económicas que tengo… mi reto debe ser vencer el miedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *